Una de las zonas del cuerpo donde la piel es más frágil y delicada es en el cuello y escote, siendo también la más delatadora del paso del tiempo. A partir de los 40 años, las arrugas horizontales del cuello, conocidas también como ‘anillos de Venus’, y las del escote se acentúan.  La pérdida de colágeno